Etiquetas

, , , , ,

Mi Camino del Norte - segunda etapa - Javier VirgelLa verdad que la primera noche no fue muy tranquila. Ya he dicho que se trataba de un Albergue Juvenil… Pues eso. Si os digo que las habitaciones son de literas, que la nuestra estaba completa con unas 16 personas, que, excepto nosotros, a la una de la madrugada no había nadie en la habitación… Menos mal que estábamos cansados, sino no pegamos ojo.

El recorrido del dia empieza a unos cien metros del albergue, siguiendo las flechas amarillas comenzaremos a subir al Monte Igueldo. Desde alli disfrutaremos de una preciosa vista del Cantábrico y del faro de Igeldo

 Tras dejar la carretera entramos en una camino vecinal donde nos encontramos con la sorpresa de que un  peregrino José María Soroa,   ha dejado a la puerta de su casa unas sillas, agua y el sello para no olvidar ese agradable momento.

Continuamos por caminos asfaltados, atravesando el pueblo de Igueldo y un montón de caseríos y chalets hasta un camino de tierra que nos llevó hasta la bajada hacia Orio, por carretera, hasta un desvío por un camino-calzada con el suelo de losas. No sé cómo serían las calzadas romanas, pero creo que es lo que mejor lo define. Un camino  entre árboles, con el suelo tupido de  losas; uno de esos lugares que jamás se olvidan.

A Orio se entra desde arriba del pueblo. Primero, después de atravesar la autopista por un tunel, y tras un fuerte subida se pasa junto la ermita de San Martín de Tours. Un poco más adelante está un albergue privado que lo llevan unas mujeres encantadoras y muy amables. Gracias a ellas pude cambiar mis calcetines de ‘urbanita’ por otros que me regalaron, reventarme una ampolla y seguir el camino hasta Orio. Si leeis este blog, GRACIAS!!!
Mi Camino del Norte - segunda etapa - Javier Virgel

Es muy agradable encontrarse con la Iglesia de San Nicolas de Bari y tras visitarla, termianar de bajar las escaleras que nos llevan a una plaza con quiosco y un merecido desayuno para continuar hacia Zarautz por una cuesta rodeada de viñedos y con la bodega de Txakoli (Talaimendi, creo que se llama..) en la cumbre, junto al Camping de Zarautz, probablemente el camping con mejores vistas que conozco. La bajada hacia Zarautz la hacemos con el Ratón de Guetaria saludandonos desde el horizonte

En la plaza del pueblo tuvimos que hacer otra parada. El calor era agobiante y había que tomar una cervecita. De ahí hasta Guetaria el camino va paralelo a la antigua carretera nacional y al mar. Es un camino cómodo, agradable y seguro por ambos lados, a no ser que ocurra algo excepcional, que con el mar nunca se sabe… Lo mismo que con los accidentes de coches. La diferencia está en que los problemas derivados del mar en la costa son predecibles; los despistes con el coche no. Afortunadamente la mayor parte del tráfico va por la autopista.
Mi Camino del Norte - segunda etapa - Javier Virgel

De Guetaria en adelante es un continuo recorrido por los viñedos más importantes y que mejor han sabido mantener la llama del auténtico Txakoli.

Por caminos vecinales y tras descender una gran pendiente, entramos en Zumaia. En la foto inferior podréis contrastar la realidad del “albergue de peregrinos”, el cual resultó ser un auténtico palacete de los herederos de un minero asturiano que probó fortuna. Y bien que la encontró! Sus nietos gestionan en la actualidad la herencia de su abuelo. Una maravilla de Palacio en el mejor lugar de Zumaia. Continuaré…
Mi Camino del Norte - segunda etapa - Javier Virgel